Consejos de escaparatismo para tiendas

El punto focal de tu escaparate.

¿Sabías que tu escaparate se lee? Sí sí, y de punta a punta.

Cada vez que alguien pasa por delante, y se fija en él, su mirada hace una trayectoria que recorre todo el espacio.

A esa lectura-trayectoria se llama recorrido visual.

Por lo que trabajarlo a conciencia es clave para que el espectador se fije en lo que queremos destacar.

Pincha en cada imagen para ampliarla. 

Para empezar a diseñar tu recorrido, primero necesitas conocer otro aspecto técnico de una composición: el punto focal.

Que no es otra cosa que el primer elemento en el que se fija una persona cuando mira el escaparate.

El punto focal es la casilla de inicio de ese recorrido visual.

Tan pronto puede ser un artículo de venta o un grupo de artículos, puede ser un cartel, o un adorno… Es algo que bien sea por su tamaño,  su color o textura, por su posición… Le hace destacar por encima del resto.

Pincha en cada imagen para ampliarla. 

 

Además, pueden haber varios puntos focales, de forma que se crea el pequeño juego visual de unir los puntos, lo que favorece a dirigir el recorrido visual del espectador.

Pincha en cada imagen para ampliarla.  

 

El punto focal se utiliza para captar la atención y dirigir la mirada del espectador.




Estas técnicas se utilizan en cualquier diseño que requiera una composición: fotografías, interiorismo, carteles, diseño página web…

Es una manera de distribuir estratégicamente todos los elementos dentro de un espacio.


 

¿Qué tienes que tener en cuenta para crear el punto focal en tu composición?

Puedes utilizar diferentes criterios para que ese objeto resalte por encima de los demás. Estos son los más utilizados:

El tamaño. Entre objetos de características similares, el más grande capta la atención antes.

Pincha en cada imagen para ampliarla.  

 

El color. Utilizar uno que resalte respecto al resto de objetos, o que tenga un fuerte contraste con el color de fondo.

Pincha en cada imagen para ampliarla.  

 

La posición. Es importante que ubiques el punto focal dentro de la zona caliente de tu escaparate, que es la que va de la altura de las manos a la cabeza, para facilitar su visibilidad.

Además de utilizar una posición alta, adelantada o aislada para aumentar la visibilidad de ese objeto.


Pincha en cada imagen para ampliarla.  


 

Todos estos criterios se pueden potenciar si además incluyes la iluminación como apoyo al punto focal.

La iluminación es una herramienta con la que crear ambientes y dirigir la atención.

Fíjate en estos dos ejemplos, utilizan el criterio del color y la posición para crear los puntos focales, y lo refuerzan con una iluminación dirigida.

Pincha en cada imagen para ampliarla.

 

Por último, ¿qué ocurre si tu escaparate no tiene puntos focales?

Mira este ejemplo, el resultado es un conjunto homogéneo donde nada resalta, la atención se dispersa con mucha facilidad. 



Resumiendo, para el escaparatismo el punto focal sirve para captar la atención y dirigir la mirada de todo el que pasa por delante.

Si quieres incluir esta técnica en tu composición utiliza algún elemento que destaque, por tamaño, color o ubicación. Y a partir de ahí, ten en cuenta el recorrido visual que formas. 

Espero que estos consejos te sirvan para mejorar tu imagen a pie de calle, y con ello vendas más. 

Si tienes cualquier duda puedes dejar tu comentario aquí en el blog, o enviar un correo a info@olgabatalla.com 
Estaré encantada de ayudarte.

Muchas gracias por pasarte por aquí.
Olga 

Descarga gratis la guía «Los 7 pecados capitales del escaparate»