Consejos de escaparatismo para tiendas

5 preguntas claves para montar tu escaparate

Para que el escaparate se convierta en un gran vendedor tienes que cuidar al detalle su presentación. Desde qué expones, a cómo lo expones.

Además, esa primera imagen exterior tiene un fuerte impacto en la imagen general de tu negocio. Depende de como te muestres, los consumidores sacarán sus conclusiones. Todo de forma muy rápida, en tan solo unos segundos. 
 
Para  que consigas transmitir una imagen atractiva y profesional te propongo una serie de preguntas para que reflexiones sobre ellas, podrás mejorar tu presentaciones y en consecuencia tus beneficios.


1.¿Qué quieres vender?

Un error habitual, que veo en muchos escaparates, es cuando se muestran artículos diferentes sin estar relacionados entre ellos. 

Fíjate en este ejemplo: en el mismo escaparate nos muestran por un lado, joyas para un público femenino, y por otro lado, nos muestran colecciones de relojes para un público masculino.


Aunque pueda parecer que así aumentan las posibilidades de venta, hay un exceso de información para el poco tiempo que una persona tarda en pasar por delante.

El cliente se confunde, y el mensaje comercial no cala.
Es mucho más eficaz trabajar el escaparate por temáticas bien definidas.

Puedes elegir el producto en función de múltiples criterios, pero siempre tiene que haber un claro hilo conductor que haga todo el conjunto lógico, y en consecuencia, más vendible. 


2. ¿Cuántos artículos es conveniente mostrar?

La mejor respuesta que te puedo dar a esta pregunta es que tu exposición necesita espacios vacíos. Zonas donde no haya nada, absolutamente nada.

Un espacio abarrotado crea un efecto negativo en el consumidor. Transmite una imagen de poca calidad que desprestigia tanto el producto como la marca. 




El escaparate no es un catálogo, ni un muestrario, es el punto de partida para despertar el interés. Una pequeña representación de lo que quieres promocionar es suficiente. 

No por mostrar más, se consigue vender más.

Estudia el espacio que tienes disponible, muestra menos artículos y cámbialos de forma regular, así renovarás la atención hacia la exposición. 


3.¿Cómo lo vas a adornar?

Atraer las miradas hacia tu escaparate no es fácil, muchos consumidores están saturados de ofertas, la simple presentación de los artículos de venta no genera ningún interés para ellos.

Ese es uno de los motivos por los cuales debes incluir elementos decorativos en tu presentación: atraer el máximo posible de miradas.

Cuanto más original seas, más llamaras la atención.

Para que la decoración además de bonita sea rentable, piensa en tu cliente objetivo, que le puede gustar especialmente a él, con que colores se puede sentir identificado…

No necesitas decoraciones elaboradas para ser eficaz,  en muchas ocasiones en la sencillez está el éxito.


Y una regla de oro para la decoración: si no se te dan bien las manualidades, no hagas manualidades. De lo contrario transmitirás una imagen poco profesional.


4. ¿Dónde ubicar los artículos?

Aquí tienes que prestar atención a varios aspectos.

Para empezar, no disperses las cosas por todo el escaparate. Lo único que así se consigue es crear demasiados puntos de atención para el que mira el conjunto.  



Es más efectivo crear grupos que concentren la mirada. Puedes crear grupos por colores, por el tipo de uso que se les da, por el cliente al que se dirigen, etc.


El siguiente paso, es descubrir que partes de tu escaparate son más visibles, para ubicar justo ahí los artículos que más te interesa vender.

Para determinar esas zonas calientes tienes que tener en cuenta tanto el paso de viandantes, como el paso de vehículos.

Y finalmente, para situar los elementos hay que tener en cuenta a que altura muestras el producto. Lo más recomendable es, desde el punto de vista del transeúnte, el tramo que va desde  la cabeza a las manos. 

Nunca sitúes los artículos directamente en el suelo del escaparate, necesitan una altura mínima de 25-30 cm.


5.¿Está bien iluminado?

La forma correcta de iluminar el escaparate es utilizar iluminación general, que ambiente todo el espacio, y combinarla con iluminación focal que pueda centrar la luz en un punto en concreto.

De esta forma gracias a la iluminación también puedes dirigir la mirada del espectador y resaltar aquello que te interesa, bien sea producto de venta, un cartel, adornos… 

 

 

Por muy bien hecho que este el escaparate si tiene una iluminación pobre, o mal situada,  pasará desapercibido y todo el esfuerzo hecho no será rentable.



Espero que estos consejos te sirvan para mostrar una imagen de tu tienda más competitiva y te ayuden a sumar beneficios. 

Si tienes cualquier duda puedes dejar un comentario, o enviar un correo a info@olgabatalla.com
Estaré encantada de ayudarte.


Muchas gracias por pasarte por aquí.

Un saludo, Olga